Mi cuenta
  • No hay productos en el carrito.
Consejos para disminuir el estés laboral

El estrés laboral

El estrés laboral es uno de los problemas de salud que cada vez está adquiriendo mayor magnitud y que comporta consecuencias muy negativas entre los que lo padecen.

España es el país europeo con más estrés laboral. Concretamente, un 40% de los trabajadores y más de la mitad de los empresarios confiesan sufrir estrés, según datos del INE. Pero estos datos todavía son más alarmantes si sumamos a las personas que están en el paro durante largos periodos de tiempo.

De hecho, según datos de la Asociación de Especialistas en Medicina del Trabajo más de una cuarta parte de las bajas laborales están motivadas por el estrés laboral.

Además, según el informe “Empresas Humanas y Saludables”, uno de cada seis trabajadores padecerá problemas de salud mental a lo largo de su carrera profesional debidas al estrés. Mientras que, por el contrario, los empleados que están felices con su trabajo enferman dos veces menos, por lo que son “nueve veces más leales, un 31% más productivos y un 55% más creativos”.

Aunque parece que estos niveles de estrés van en aumento en la población en general, tal como asegura la Organización Mundial de la Salud (OMS) son las mujeres las más afectadas por este problema.

Desafortunadamente, las mujeres sufren más presión en el trabajo porque tienen más dificultades para acceder a puestos de liderazgo, buscan la aceptación y el saber que están bien valoradas por sus jefes y compañeros, lo cual les crea ansiedad. Además, suelen tener más carga de trabajo en el ámbito doméstico y familiar lo cual agudiza más este problema.

Síntomas de estrés laboral y sus consecuencias para la salud

Cuando el estrés laboral se mantiene en el tiempo, puede tener como consecuencia diferentes síntomas que alteran el bienestar físico y psicológico de quien lo padece.

Bienestar psicológico:  alteraciones emocionales (elevación de los niveles de  ansiedad, ira o tristeza, baja autoestima…), alteraciones cognitivas (dificultad para concentrarse o tomar decisiones, despistes, …), y cambios en el comportamiento (incremento en el consumo de café, tabaco, incremento de la ingesta de algunos alimentos…).

Bienestar físico: aumento de la frecuencia cardíaca y respiratoria, incremento de la tensión muscular, alteraciones en las pautas de sueño, alteraciones digestivas… que pueden tener consecuencias negativas para la salud como la hipertensión arterial, problemas digestivos, cefaleas, fatiga, dolores musculares, insomnio, etcétera.

Estrategias para gestionar el estrés en el trabajo

Come alimentos que te ayuden a mejorar tu estado de ánimo

Algunos nutrientes te pueden ayudar a mejorar la sensación de bienestar, aliviando la ansiedad, aumentando el estado de ánimo y mejorando el nivel de energía, lo cual ayuda a reducir el nivel de estrés. En lugar de comer fast-food busca opciones saludables como carnes magras, pescado, frutos secos, lácteos, verduras, cítricos, cereales integrales, té verde y verduras crudas, que han demostrado tener un impacto positivo en el estado de ánimo.

Tomate un complemento alimenticio para el bienestar emocional

Puedes optar por productos con ingredientes naturales que te ayuden a reducir el estrés y las ansias de comer de manera compulsiva. Estos productos te ayudan a mantener los niveles normales de cortisol para mejorar el estado de ánimo y así controlar las ansias de comer y por tanto el peso, que muchas veces se ve aumentado cuando sufres periodos continuados de estrés.

Busca tiempo para realizar ejercicio físico

A veces, el estrés es producto de tu mente. Una manera de ayudarla es haciendo ejercicio. Investigaciones científicas han demostrado que los empleados que hacen deporte experimentan una mejora del 21% en la concentración, tienen un 22% más de probabilidades de acabar el trabajo puntualmente y están un 41% más motivados. Caminar durante la hora de comer en lugar de quedarte picando algo delante de tu escritorio, hacer alguna sesión de yoga antes de empezar la jornada, o ir a correr después del trabajo son algunas opciones a tener en cuenta.

Utiliza la aromaterapia en tu lugar de trabajo

Se ha demostrado que los aceites de aromaterapia que utilizan olores como limón, eucaliptus, o menta reducen el estrés, la ansiedad y la calidad del sueño.

Pon una planta en tu escritorio

Hay algunas investigaciones que demuestran que la interacción activa con las plantas de interior se puede reducir el estrés fisiológico y psicológico. Además las plantas mejoran la calidad del aire produciendo oxígeno y mejorando la humedad de la habitación.

Haz ejercicios de respiración durante cinco minutos al día

Hay muchas técnicas de respiración que pueden tener un impacto significativo en la reducción de los efectos del estrés. Para ello, busca un lugar cómodo donde puedas estirarte y sentirte relajado y practica estos ejercicios durante al menos 5 minutos al día.

Escápate unos minutos fuera de la oficina

Cuando la situación te lo permita, haz una llamada o programa una reunión fuera de tu despacho intentando que en ese momento puedas disfrutar de un poco de sol o aire fresco. La luz del sol aumentará de manera natural los niveles de vitamina D y de serotonina, que pueden afectar positivamente en tu estado de ánimo. Por eso, aunque llueva o haga frio, el aire fresco te ayudará a limpiar tus pulmones.

Habla de tu problema

Es posible que otras personas con las que trabajas no sean conscientes de lo que te pasa por la cabeza y que hace que te sientas mal o estresado. Por eso, es útil que intentes explicar a tu jefe o a los miembros de tu equipo los problemas que te rondan para que se puedan tomar medidas para gestionarlos.

Si tu problema persiste también es recomendable buscar la ayuda de un profesional.

 

Deja un Comentario: