Mi cuenta
  • No hay productos en el carrito.
LA SUPLEMENTACIÓN CON ASHWAGANDHA Y AZAFRÁN

Durante la menopausia podemos padecer algunas alteraciones emocionales , son síntomas importantes a considerar y  tratar.

Cual es el motivo de estos síntomas emocionales

La menopausia es el momento en el que dejan de producirse los ciclos menstruales: la producción de estrógeno y progesterona de los ovarios disminuye y éstos dejan de liberar un óvulo cada mes. Marca el final de los años reproductivos.

Se trata de un proceso gradual de disminución de niveles hormonales al que se denomina perimenopausia. La duración típica de la perimenopausia es de siete años, aunque puede durar incluso más

La menopausia está ligada a varios síntomas de los que seguro hemos oído hablar, pero de los que también debemos saber que no afectan a todas las mujeres por igual, pueden ser inexistentes o muy leves para algunas mientras que pueden afectar significativamente la calidad de vida de otras.

Algunos de los síntomas más comunes son sofocos y sudores nocturnos, piel seca, caída del cabello, sequedad vaginal, dolores articulares o huesos más frágiles.

Pero durante este periodo también sufrimos alteraciones emocionales que nos pueden afectar de manera importante a nuestra calidad de vida.

El causante de estos síntomas emocionales también son los estrógenos, hormonas que afectan al sistema nervioso central, y que debido a su reducción durante la menopausia pueden llevar a una reducción de los niveles de serotonina, neurotransmisor que influye en nuestro estado de ánimo o en la regulación del sueño.

Las alteraciones emocionales más comunes  son:

– Alteraciones en el estado de ánimo y cambios de humor: es el síntoma más frecuente y hace que podamos pasar de la euforia a la tristeza o el enfado sin ninguna razón aparente.

– Irritabilidad: Debido a estar en un estado de mayor sensibilidad o susceptibilidad.

– Ansiedad: Este estado puede intensificarse cuando además padecemos sofocos o sudoración nocturna.

– Problemas de sueño: tanto para conciliarlo como de su calidad. Un mal descanso hace que aumenten otros síntomas como la irritabilidad.

– Dificultad para concentrarse: provocada por el estrés, la ansiedad o el insomnio.

– Baja autoestima: se produce en aquellas mujeres que viven la menopausia como una etapa traumática.

Muchas veces pensamos en buscar solución para los síntomas más funcionales, pero es tanto o más importante tratar de minimizar los efectos psicológicos que nos puede causar.

Antes de buscar soluciones a los trastornos emocionales que nos puede ocasionar la menopausia lo primero será aceptarla. Es una nueva etapa, una etapa natural en nuestra vida. A partir de ahí fomenta tu autoestima, realiza actividades que te hagan sentir bien, relaciónate con tus amigos y familia.

Y en caso que creas que por ti sola o con la ayuda de tu entorno no puedes sobrellevar los síntomas emocionales, consulta con un psicólogo.

Para fomentar nuestra autoestima no podemos olvidar nunca nuestra alimentación. Una dieta equilibrada hará que nos encontremos mejor y nos sintamos mejor.

Durante la menopausia es importante enriquecer la dieta con alimentos ricos en calcio como los lácteos, las legumbres, las verduras o los cereales integrales. Tampoco olvidemos el pescado que nos aportará los ácidos grasos esenciales omega 3, muy útiles en la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

Además de la dieta puede ser útil utilizar alguna suplementación con complementos que nos ayuden a sobrellevar mejor los síntomas emocionales.

Complementos que contengan ashwagandha, adaptógeno natural que ayuda a regular nuestro estado de ánimo, pueden ser de gran utilidad.

Deja un comentario: