Mi cuenta
  • No hay productos en el carrito.
6 estrategias para afrontar la etapa de la menopausia

El camino hacia la menopausia

Los sudores, sofocos e irritabilidad son algunos de los síntomas característicos de la menopausia que hacen que esta etapa se haya asociado a un periodo crítico para la mujer. Pero la menopausia no es una enfermedad, sino una transición que se refleja en la retirada de la menstruación y en un desajuste hormonal que provoca algunos  cambios físicos y psicológicos que se tienen que tener en cuenta para poderla afrontar de la mejor manera posible.

La menopausia es el momento que marca el final de los ciclos menstruales. Se diagnostica después de que transcurren doce meses sin que tengas un período menstrual.

La menopausia se produce porque los ovarios de la mujer dejan de producir las hormonas estrógeno y progesterona. Todos estos hechos provocan una serie de síntomas que hacen que el camino por esta etapa pueda ser un poco difícil de llevar.

Síntomas

– El sistema circulatorio: mayor riesgo de enfermedades del corazón

– El sistema esquelético: disminución de la densidad ósea y aumento del riesgo de fractura y osteoporosis.

– El tracto urinario: aumento de riesgo de infecciones e incontinencia urinaria

– Salud vaginal: sequedad, molestias

– Libido: interés reducido

– Humor: disminución del control emocional, motivación, concentración, aumento de la irritabilidad, ansiedad…

– Trastornos del sueño

– Metabolismo: bajos niveles de energía, aumento de peso o dificultad para bajar de peso

Estrategias para afrontarla

Durante la menopausia hay una serie de pautas muy útiles que te pueden ayudar a sobrellevar de manera positiva este periodo.

Llevar una dieta saludable: aumentar el consumo de frutas, verduras y pescado. Los alimentos ricos en antioxidantes (frutas, verduras, legumbres) son los mejores aliados frente a la arteriosclerosis. También se recomienda el consumo de pescado rico en ácidos grasos poliinsaturados, igualmente beneficiosos para la salud cardiovascular. El consumo de estos alimentos, además de contribuir a la mejorar la salud del corazón contribuye al mantenimiento de un peso adecuado, lo cual también ayuda en los sofocos tan propios de esta etapa. También es esencial incorporar en la dieta leche y productos lácteos. La leche es un alimento muy importante en esta edad por su contenido de proteínas, calcio, fosforo y vitaminas (A, D y B2).

Hacer ejercicio regularmente. Unos 150 minutos a la semana de práctica de ejercicio físico pueden ser muy beneficiosos en esta etapa, sobre todo si se reparten entre ejercicio de tipo cardiovascular e isométrico para trabajar la tonificación muscular, que además de facilitar la circulación, ayuda a quemar calorías y contribuir a reforzar las articulaciones.

Realizar actividades que nos ayuden a combatir el estrés y la ansiedad. La reducción del estrés a través de técnicas como el yoga, el taichí o la meditación ayudan a mejorar la salud y a reducir algunos de los síntomas de la menopausia como los trastornos del sueño, la ansiedad y la irritabilidad.

Reducir los sofocos: estos se puede conseguir a través de evitar los alimentos picantes y el alcohol ya que crean un efecto de calentamiento del cuerpo. También es importante descartar la nicotina y la cafeína que tienen un efecto estimulante, e intentar evitar condiciones extremas de temperatura, especialmente los contrastes entre una temperatura exterior y una interior climatizadas.

Tomar complementos alimenticios. Durante la menopausia, ciertos complementos nutracéuticos pueden ayudarte a luchar contra algunos síntomas. Estos productos naturales pueden ser complementarios a una dieta sana y equilibrada.

Realizar consultas regulares a tu médico de cabecera y a tu ginecólogo. Es importante el cuidado preventivo de tu salud y por eso se deben realizar consultas médicas antes, durante y después de la menopausia.

 

Deja un Comentario: