Mi cuenta
  • No hay productos en el carrito.
piel sana evitando el estrés

Todos sabemos que el estrés crónico perjudica a la salud a nivel general. Además estos factores estresantes de la vida diaria también suelen actuar como desencadenantes de algunas patologías dérmicas.

EL ESTRÉS Y LA PIEL: ¿CUAL ES LA CONEXIÓN?

La piel y el sistema nervioso están estrechamente ligados. El estrés crónico hace que el organismo libere unas sustancias químicas, llamadas neurotransmisores,que afectan a varios órganos del cuerpo, incluida la piel. Esto provoca en la dermis una serie de reacciones que hacen que la función de barrera de la piel se vea alterada, volviéndose menos impermeable.

Al mismo tiempo, la piel se vuelve más propensa a la inflamación y al debilitarse el sistema inmunológico a causa del estrés, el organismo no puede responder correctamente a la inflamación.

ESTRÉS Y ENFERMEDADES DE LA PIEL

Aquí os presentamos algunas afecciones dermatológicas ligadas al estrés:

DERMATITIS ATÓPICA

La dermatitis atópica es una enfermedad que afecta a la piel causando un picor intenso y severo. Las lesiones que se producen se denominan eccemas y pueden salir por el cuerpo y el rostro. Las sustancias irritativas, como jabones, el clima, el sudor y algunas prendas de ropa como la lana, contribuyen a empeorar la dermatitis atópica. El estrés también se ha asociado a su desarrollo en un 70% de los casos.

PSORIASIS

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica no contagiosa, considerada no sólo una enfermedad de la piel sino una enfermedad sistémica.

El estrés no puede por sí solo provocar psoriasis, no obstante, en muchos casos la psoriasis aparece después de un acontecimiento estresante. Está demostrado que el estrés crónico puede causar brotes de psoriasis y aumentar el riesgo de recaídas. Además, la propia enfermedad causa estrés, ya que las lesiones en la piel que produce la enfermedad pueden dañar la autoestima y dificultar la comunicación interpersonal, llevando a la ansiedad e incluso la depresión.

DERMATITIS SEBORREICA

La mayoría de las veces, los brotes se desencadenan después de acontecimientos de la vida con un componente de ansiedad o estrés (por ejemplo, antes de un examen final, en un divorcio, enfermedad de un familiar…)

ALOPECIA AREATA

Además de la importancia que tiene la predisposición genética en la alopecia, no podemos olvidar el papel de las variables emocionales en el desarrollo de esta enfermedad. Un estudio de pacientes con alopecia areata demostró que entorno a un 20% experimentaron más estrés antes del desarrollo y/o exacerbación de dicha enfermedad.

ACNÉ

Hay distintos factores que favorecen la formación del acné. Los factores hormonales son decisivos, pero la ansiedad y el estado de ánimo son otros factores destacables en la aparición de esta afección dérmica.

OTRAS ALTERACIONES DE LA PIEL LIGADAS DEL ESTRÉS

EMPEORAMIENTO DE LAS ARRUGAS

Como indica la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), el estrés favorece la inflamación de la piel, dando lugar a una mayor irritación y fragilidad ante el sol y otros agresores y, con el tiempo, a la pérdida de colágeno. Esto da lugar a la aparición de arrugas y líneas de expresión o un empeoramiento de los síntomas del envejecimiento.

 

Como hemos visto, los factores estresantes de la vida diaria suelen actuar como desencadenantes de algunas patologías dérmicas. Hábitos de vida saludables, tales como evitar el tabaco y el alcohol, controlar el exceso de exposición solar, seguir una dieta equilibrada y utilizar complementos alimenticios que te ayuden a afrontar el estrés y evitar el envejecimiento te pueden ayudar a mantener una piel sana.

Deja un Comentario: