Mi cuenta
  • No hay productos en el carrito.
envejecer sana y bella

Aunque no todos envejecemos igual, son varios los factores que influyen en la calidad de vida de las personas mayores y muchos de ellos implican hábitos que es importante tomar desde la juventud.

En este artículo te damos una serie de consejos para hacerte mayor de manera sana y sintiéndote bien

Todos sabemos que es inevitable ir envejeciendo y aunque en general a nadie le gusta la idea, en este proceso no todo es malo, porque la edad nos aporta sabiduría, perspectiva y muchas veces incluso nos capacita para apreciar y disfrutar de todo lo que nos rodea.

Pero lo que realmente no nos gusta, es ir sintiendo los efectos del envejecimiento a nivel físico. A medida que envejecemos, queremos preservar nuestra energía, nuestra fuerza física y mental y en definitiva, nuestra salud. Porque si hay salud… no hay edad.

Los años que vivimos vienen determinados en un 75% por el estilo de vida y solo en un 25% por la genética. Según la Fundación Instituto Europeo de la Longevidad. Eso significa que tú puedes hacer mucho por estar y parecer más joven.

Edad biológica y edad cronológica

De hecho, los científicos hablan de edad biológica para diferenciarla de la cronológica (la que muestra tu DNI) y sirve para cuantificar lo que envejece el organismo. Esta edad no “se ve” pero influye mucho en el envejecimiento. Por ejemplo, si tu corazón está joven, tus tejidos reciben suficiente oxígeno durante mucho más tiempo y eso repercute en la vitalidad y en el aspecto.

Al pensar en la edad que aparentas, seguramente analizarás las arrugas que tienes, pero no es lo único rasgo que cuenta. Un estudio publicado en la revista “Nature” sugiere que los cambios en la forma de los párpados, las comisuras de los labios y las mejillas son los que más denotan el paso del tiempo. Por ello, incluso una expresión entristecida o un rostro cansado te pueden sumar más años de los que tienes.

La actitud ante la vida también pesa en este sentido, porque como dicen, la juventud “se lleva en el alma”. Y es que los estudios científicos han demostrado que el estado de ánimo, y los prejuicios que tenemos sobre el paso del tiempo afectan en el envejecimiento. Y todo lo contrario, una actitud positiva va ayudarnos a preservar la deseada juventud.

Aunque no todos envejecemos igual, son varios los factores que influyen en la calidad de vida de las personas mayores y muchos de ellos implican hábitos que es importante tomar desde la juventud. Aquí van unos consejos en hábitos de vida que te pueden ayudar a llegar a esta etapa sana y sintiéndote bien.

Consejos para hacerte mayor de manera sana y sintiéndote bien

Haz ejercicio regularmente

Las ventajas del ejercicio para una vida saludable están claras:

  • Reduce el riesgo de sufrir enfermedades coronarias y de desarrollar cáncer de colon y diabetes.
  • Ayuda a reducir el riesgo a desarrollar presión arterial alta y puede ayudar a reducir la presión arterial en algunas personas con hipertensión.
  • Ayuda a reducir los síntomas de ansiedad y depresión y favorece la mejora del estado de ánimo y los sentimientos de bienestar.
  • Ayuda a mantener la salud ósea, muscular y articular.

Duerme bien y mantén la calma

Se ha demostrado que dormir es una actividad fundamental para nuestra salud, ya que mientras dormimos se llevan a cabo funciones fisiológicas imprescindibles para el equilibrio psíquico y físico. Algunas de sus funciones son: restablecer almacenes de energía celular y restaurar la homeostasis de sistema nervioso central y del resto de los tejidos. Por eso, un sueño pobre y reducido se asocia a un mayor envejecimiento, ya que disminuye la función cognitiva y perjudica la salud cardiovascular.

Para mejorar la calidad del sueño y evitar el insomnio te aconsejamos:

  • Evitar el tabaco, el alcohol y las bebidas excitantes.
  • Si haces ejercicio por la tarde debes realizarlo unas tres horas antes de ir a la cama para que el cuerpo tenga tiempo de relajarse antes de irse a dormir.
  • Es muy útil realizar actividades de relajación como la meditación o las técnicas de respiración.
  • Evitar cenas copiosas y tomar infusiones relajantes te ayudarán a reducir la ansiedad.
  • Reducir la intensidad de la luz y el uso de pantallas y tecnología unas 2 horas antes de ir a dormir.

Además, es muy importante mantener el equilibrio emocional a raya porque el estrés es precursor en acumular radicales libres. De hecho, estar tranquila rejuvenece.

Existen alternativas no farmacológicas y naturales como el extracto de azafrán, el triptófano o la ashwagandha que te pueden ayudar mucho en este sentido.

Cuida y nutre tu piel con colágeno y antioxidantes

La piel pierde colágeno a un ritmo del 1% al año*

A partir de los 25 años y la treintena, la piel pierde aproximadamente un 1% de colágeno al año. Los fibroblastos reducen la síntesis de colágeno, lo que provoca falta de elasticidad, firmeza y flexibilidad.

Pero el colágeno disminuye todavía más rápido según nuestros hábitos de vida. La reducción del colágeno puede acelerarse por el fotoenvejecimiento, la contaminación, el tabaco y la alimentación. También, con la edad, el tamaño del colágeno generalmente una proteína grande, disminuye y esta degradación de colágeno se refleja en la piel reduciendo su flexibilidad y aumentando su rigidez.

Sin embargo, la pérdida de colágeno la podemos compensar o al menos ralentizar su pérdida o destrucción. Esto se hace con una correcta alimentación, limitando el azúcar y evitando la sobreexposición al sol.

Además hay productos a base de colágeno que ayudan a estimular las células de la piel para producir más colágeno. Estos péptidos de colágeno actúan sobre los signos del envejecimiento provocados por la pérdida de colágeno en la piel y así mejoran las arrugas, la flacidez, la pérdida de firmeza y la tonicidad.

No todos envejecemos igual, son varios los factores que influyen en la calidad de vida de las personas mayores y muchos de ellos implican hábitos que es importante tomar desde la juventud. Por eso, vamos a ponernos manos a la obra para poder envejecer de la manera más sana y sintiéndote bien!

*The influence of age and sex in skin thickness, skin collagen and density – Sam Shuster & al

 

Deja un comentario: